sangre

Cuerpo,
sumergido en su mazmorra,
el siniestro entorno habita.
Palpita
deambula,
asfixiado se estremece
en su carne podrida
en su aliento alienado:
descubre que no tiene afuera.

Cuerpo,
abierto en la piel,
rendido a la tortura.
Escurre la sangre,
en su carne yerma,
lenta.
Al piso cae
gritando:
ni en la muerte tendrás afuera.

Imagen destacada: Lágrima de sangre, Erick Lacayo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s